2 de febrero de 2013

Mariposa traicionera

Darse cuenta de que la mariposa que hay en tu estómago está poniendo huevos. Hasta llegar a un overbooking en el que sientes que si abres la boca se te van a escapar todas ellas en busca de otro cuerpo. En busca de otro corazón al que corromper y otra alma de la que adueñarse.

No hay comentarios:

Publicar un comentario